La selección suiza no ha sido precisamente una potencia futbolística en las últimas décadas. Sus jugadores, algunos de ellos con mucha calidad, no han logrado tirar hacia arriba de una selección pequeña que, aún así, suele estar presente en las fases finales de los torneos internacionales. Ahora, con esta nueva generación comandada por el talento Shaquiri, Suiza quiere demostrar que puede dar una buena sorpresa, teniendo el viento y la suerte...