El mordisco que Luis Suárez propinó al defensa italiano Chiellini en el último partido de la primera fase de grupos, que su propia selección acabó ganando por 1-0 gracias a Godín, ha sido duramente sancionado por el comité disciplinario de la FIFA, que ha expulsado al jugador del Mundial, sin permitirle seguir con su selección, ni siquiera entrar a ver los partidos. Lo cierto es que la sanción, exagerada para muchos, tiene de todo. Lo...