Igual que España e Inglaterra no están teniendo su mejor Mundial ni mucho menos, eliminadas a las primeras de cambio, la selección portuguesa, que llegaba con ganas de hacer algo importante en Brasil 2014, está a punto de seguir el mismo camino. Y podría ser peor, porque de no haber empatado ante Estados Unidos en el último suspiro, los lusos estarían ya hoy fuera de octavos de final.