Comenzó como titular en este Mundial, asumiendo el rol de delantero centro ante la ausencia de Bentele. Pero con el tiempo, su falta de gol hizo que Origi, que salía desde el banquillo para marcar los goles decisivos, le quitara el puesto. Ayer Lukaku hizo de Origi y consiguió, saliendo en la prórroga, romper el muro defensivo estadounidense y batir por fin a Tm Howard, el guardameta norteamericano, que parecía imbatible. El asedio de Bélgica...