En caso de que los jugadores españoles vuelvan a repetir su histórico triunfo cuatro años después y se proclamen campeones del mundo por segunda vez consecutiva, cada uno de ellos se llevará más de un millón de euros como recompensa a su trabajo bien hecho. Solo por ganar la final, los internacionales recibirían 720.000 euros, más todo lo que hubiesen ido sumando en las rondas anteriores. Estas primas, las más altas con diferencia de...