La sanción a Luis Suárez se ha visto en Uruguay como todo un insulto por parte de la FIFA, algo totalmente desmesurado y criminalizante para con su delantero. Obviamente no podrá jugar más en este Mundial, y ahora el equipo charrúa debe afrontar estos partidos que le queden sin su gran estrella. Y sin embargo, esa rabia interior puede servirles bastante para conseguir su objetivo: eliminar a Colombia y llegar a cuartos.