Había mucha expectación por ver enfrentarse a estas dos grandísimas selecciones clásicas europeas y también mundialistas. De un lado, la siempre favorita Italia, una campeona que llegaba con dudas pero a la que siempre hay que tener en cuenta. Por el otro, la imprevisible Inglaterra, que lo mismo te hace un partido impresionante que se deja ganar por cualquier selección. El partido se presentaba emocionante y no defraudó, desde luego. Los...