La selección italiana jugó su último partido en su país antes de volar para Brasil, un amistoso que le enfrentó a Luxemburgo, y que acabó con un decepcionante empate. Todo parecía estar destinado a una gran victoria que llenara de ilusión y confianza a la escuadra azurra, y sin embargo, los transalpinos se vieron sorprendidos por una débil Luxemburgo, que supo aprovechar sus opciones. El equipo de Prandelli se adelantó muy pronto con...