Ni siquiera alineando a sus mejores hombres pudo Roy Hogdson conseguir la victoria ayer para Inglaterra ante una Honduras muy ordenada que aguantó siempre las embestidas inglesas, incluso al quedarse con un jugador menos. Los británicos no pudieron rebasar la muralla defensiva hondureña, si bien es cierto, que el equipo centroamericano tampoco dispuso de muchas ocasiones. El partido se tuvo que parar durante media hora por una espectacular tormenta...