Ghana bien podría ser ejemplo del fútbol africano en estos últimos tiempos, un equipo fuerte, potente, con jugadores tremendamente físicos y que demuestran su fortaleza en cada partido, en cada choque. En ese sentido son muy superiores a los del resto del mundo, seguramente. Pero hasta ahora, los ghaneses no han podido unir esa fortaleza física a la calidad necesaria para ser un buen equipo de fútbol. Sin embargo, todo eso está cambiando en...