No pudo ser. Pese a que todos esperaban que la selección española pudiera demostrar lo que era capaz de hacer ante Chile, después de ese horrible partido ante Holanda, la Roja no pudo con los de Sampaoli y cayó derrotada por 2-0, demostrando un juego gris, sin ideas, sin fuerza, sin capacidad para reaccionar. Una auténtica debacle que deja a los nuestros fuera del Mundial en la primera fase.