Como país joven que es, Croacia apenas ha tenido tiempo de demostrar lo que puede dar de sí en las grandes citas internacionales. Sin embargo, en su primera participación en un Mundial ya logró sorprender a todos. Fue en 1998, el Mundial de Francia, en el que los balcánicos terminaron terceros tras plantear muchos problemas a grandes equipos históricos como Brasil. Aquella generación, con jugadores como Suker o Boban, parece ya irrepetible....