La selección portuguesa será una de las últimas en debutar en Brasil, puesto que ha sido encuadrada dentro del Grupo G, y hasta el día 16 no jugará su primer partido en el Mundial, precisamente frente a la selección más fuerte de su grupo, su rival directo, Alemania. Omo todavía queda bastante para eso, los portugueses decidieron colocar un amistoso en la noche de hoy, para seguir probándose de cara al campeonato.