Todo parecía apuntar a que la victoria de Costa Rica ante Uruguay en la primera jornada de la fase de grupos había sido un “accidente” por parte de los charrúas, que no contaban todavía con Luis Suárez. Sin embargo, ayer Costa Rica volvió a sorprender a todos ganando por 1-0 a Italia, mandando a casa a Inglaterra y convirtiéndose, de paso, en equipo de octavos en el grupo más complicado del Mundial.