Sufrimiento extremo el que se vivió anoche en Belo Horizonte, lugar donde se disputó el primer partido de octavos de final de esta Copa del Mundo de Brasil 2014. Precisamente fue Brasil la primera en tomar contacto con el balón, enfrentándose a una Chile que ya prometía dar mucha guerra a los anfitriones. Y desde luego que la dieron, vaya que sí. El partido no fue nada del otro mundo y los dos equipos parecían tener demasiado miedo o cansancio...