La selección brasileña jugaba anoche su segundo partido en esta fase de grupos del Mundial 2014. Tras vencer a Croacia, a priori el rival más fuerte, los anfitriones confiaban en seguir la misma estela de éxito frente a México. Pero los de Herrera demostraron que no son ninguna comparsa y que han venido a Brasil a llegar lo más lejos posible, después de una clasificación muy convulsa. México logró neutralizar el talento brasileño anoche...