Brasil tiene por delante en estos cuartos de final seguramente el duelo más complicado de todos, muy parecido al de octavos ante Chile, a la que solo pudo superar al final en la tanda de penaltis. Está claro que la selección brasileña sigue siendo la máxima favorita para ganar este Mundial, su Mundial al fin y al cabo, pero también es evidente que no está mostrando el nivel que se esperaba de ella.