Bélgica ha llegado al Mundial de Brasil con la vitola de equipo revelación. Muchos son los que ven en esta generación de jugadores a un equipo fuerte, sólido y con muchas opciones para dar la campanada en Brasil. Y sin embargo, ayer ante Argelia estuvieron a punto de levarse un buen susto, porque los africanos se casi ganan el partido. De no ser por Fellaini, seguramente lo habrían conseguido.