El camino ha sido largo y no siempre sencillo, pero Argentina y Alemania pueden presumir a día de hoy de estar, por fin, donde todas las selecciones desearían, en la gran final del Mundial 2014 de Brasil. Con más o menos fortuna, demostrando más o menos fútbol, ambas selecciones han llegado a la cima de la montaña, y ahora solo les queda dar el último arreón para ver quién se lleva definitivamente el torneo.