Hace bien Argentina en no fiarse ni un ápice de la aparentemente débil Suiza. Cierto es que la selección alpina no ha demostrado su calidad en lo que llevamos de Mundial, salvo tal vez en el último encuentro ante Honduras. Pero Argentina no es Honduras, y esta noche tiene todas las de ganar frente a una selección dependiente de su estrella Shaqiri.