Décadas después, la albiceleste vuelve a llegar lejos en un Mundial. Al menos ya esta entre los cuatro mejores equipos del mundo, tras ganar en cuartos a Bélgica en un partido que no brilló precisamente por el buen fútbol, aunque sí hubo momentos de gran emoción, sobre todo por lo corto del marcador. Argentina solo pudo ganar por 1-0 a Bélgica, y acabó, como suele pasar, pidiendo la hora.