El camino que ha llevado a la selección argentina hasta los cuartos de final de Brasil 2014 no ha sido demasiado accidentado, obviando claro está la prórroga de octavos, resuelta por un incansable Di María. Es cierto que el equipo sudamericano no ha mostrado el nivel esperado, pero se ha colocado a las puertas de semifinales con relativa facilidad, y ahora solo tiene que superar a Bélgica para llegar a estar entre los cuatro mejores.