Lo debió haber visto venir Alemania después de ver sufrir tanto a los favoritos en los anteriores partidos de cuartos. Ninguna selección ha tenido fácil el pase, ni siquiera las más favoritas, como Brasil o la propia Francia, unas horas antes que ellos. Pero tal vez se confió demasiado, y aquello pudo costarle un gran disgusto, porque Argelia estaba preparada para mandarla a casa. El juego descarado y desinhibido de los argelinos hizo que...