Se ha hablado mucho de las opciones que tiene Brasil para coronarse campeona en este Mundial. Con un gran equipo, el fútbol realizado por los cariocas no ha sido ni mucho menos brillante salvo por alguna excepción. Pero parece que Brasil debía llegar lejos casi por decreto… o al menos hasta cruzarse con un equipo que realmente pudiera tumbarla. Ese equipo puede ser Alemania.