Por lo visto en los partidos anteriores, la primera semifinal de este Mundial 2014, que disputaban Brasil y Alemania, se esperaba bastante pareja. Es cierto que a Brasil le faltaban dos jugadores importantísimos, Thiago Silva y Neymar, pero confiaban en poder sacar adelante el partido sin ellos. Lo que nadie se esperaba jamás era lo que realmente ocurrió en el encuentro, la mayor humillación que habría de recibir Brasil en un Mundial. Alemania...